Novena en honor a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Con la presente novena, queremos celebrar en compañía del pueblo colombiano y sus peregrinos, la solemne restitución de las joyas de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, ofrecidas por la nación con motivo de su coronación canónica el 9 de julio de 1919 y en distintas ocasiones en sus efemérides.

En el sentido estricto, la palabra restitución significa devolución de una cosa a quien la tenía antes; es decir, restablecimiento de algo a su estado original. Por tanto, nuestra súplica a la madre clemente y pía, que escucha nuestros clamores, es que, por su intercesión, restituya en nosotros, la confianza, la dignidad, nuestros bienes, la justicia, la gracia, la verdad, la paz, la libertad y la vida ante su Hijo Jesús (reflexiones de la Doctrina Social de la Iglesia).

Que la restitución de las joyas al lienzo sagrado, nos lleve a restituir en la persona humana, todo aquello que ha perdido o le ha sido sustraído por nuestra sociedad y que Nuestra Señora del Rosario, Reina y Patrona de Colombia, reciba nuevamente esta ofrenda como culto filial y desagravio de todos sus hijos. Que el Señor ponga su mirada sobre nosotros y que podamos alegrarnos nuevamente, sabiendo que su rostro misericordioso resplandece y nunca se oculta.

Intención para cada día

Dios Padre de bondad, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la confianza al pueblo colombiano ante la carencia y negación de sus derechos fundamentales, y concédenos aumentar nuestra fe en el don del reino de los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios, Padre compasivo, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la dignidad perdida a los hombres de nuestra nación y enjuga toda lágrima de sus rostros con el don del reino de los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios, Padre de amor, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye los bienes de todos tus hijos, en especial de los que han sido desterrados o desplazados en nuestro país y afianza nuestro compromiso por el bien común, que nos invita a tener en cuenta las necesidades de todos nuestros hermanos y no solamente las nuestras. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios Padre de creador, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la justicia, porque has creado la tierra y todo lo que en ella se contiene para uso de todos los hombres y de todos los pueblos, de modo que los bienes creados puedan llegar a todos, en forma más justa. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios, Padre misericordioso, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la gracia perdida por el pecado personal y estructural, concédenos el gozo del perdón para que reconciliados por tu amor alcancemos las alegrías del reino de los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios Padre verdadero, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la verdad, para que la guardemos, la defendamos y la comuniquemos iluminada por la fe, fuente perenne de discernimiento para nuestra conducta ética. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios Padre todo poderoso, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la paz, para crear un orden nuevo que comporte una justicia más perfecta entre los hombres y en especial, en nuestro territorio patrio. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Dios, Padre liberador, por la intercesión de la bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la libertad, tu Hijo nos hizo libres en la verdad a fin que tengamos vida y para que nuestros pueblos mantengan la tarea de conquistarla. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Dios Padre de la vida, por la intercesión de la Bienaventurada María, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, restituye la vida, despierta en cada corazón reverencia por la obra de tus manos, y renueva entre tu pueblo la voluntad de alimentar y sostener tu precioso don de la vida. Por Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

Programación Ceremonia Solemne

error: Content is protected !!