Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

El 3 de julio de 1986, durante su visita a nuestro país, Juan Pablo II, se dirigió hacia la basílica y a la 1:05 p.m. consagró la nación a la Virgen María. El 23 de septiembre de 2007, se bendijo el terreno donde se inició la construcción de la Capilla de la Reconciliación, un lugar especial para impartir el sacramento de la Confesión o Penitencia. El 27 de junio de 2008, se hizo el lanzamiento del libro: “El Milagro del Santuario”, obra fotográfica e histórica de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

Madrecita del rosario de Chiquinquirá, Patrona de nuestra nación colombiana, ¿Qué mayor muestra de gratitud podemos darte por caminar con nosotros a lo largo de nuestra historia, que renovar cada año tu patrocinio y protección?, así como en cada época, tus hijos fieles de ésta patria lo han hecho y tus siervos de otros países, como tu Papa San Juan Pablo II. No seamos de aquellos ingratos que de ti se olvidan e ignoran tu acompañamiento y beneficio al escoger esta tierra como lugar de tu presencia e innumerables favores como has prodigado a través de la renovación milagrosa de tu lienzo sagrado.

Petición: Ayúdanos Virgen del Rosario de Chiquinquirá, a crecer en la fe y volver a Cristo a través del Sacramento de la Confesión. Que practiquemos sus enseñanzas, conociéndolas y amándolas, y te demos a conocer a ti como Reina y Patrona de nuestra amada patria, ensalzándote con amor.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

El Cuerpo de Cristo y la Sagrada Escritura son muy Necesarios al Alma Fiel

Imitación de Cristo, L4, Cap. 12.

¡Oh, dulcísimo Señor Jesús! ¡Cuánta es la dulzura del alma devota que se regala contigo en el banquete, donde no se le presenta otro manjar que su único Amado, apetecible sobre todos los deseos de su corazón! Sería ciertamente muy dulce para mí derramar en tu presencia copiosas lágrimas afectuosas y regar con ellas tus pies, como la piadosa Magdalena, mas, ¿Dónde está ahora esta devoción? ¿Dónde el copioso derramamiento de lágrimas devotas? Por cierto, en Tu Presencia y en la de tus santos ángeles, todo mi corazón debería encenderse y llorar de gozo. Porque en el Sacramento te tengo verdaderamente presente, aunque encubierto bajo otra especie. Porque el mirarte en tu propia y divina claridad no podrían mis ojos resistirlo, ni el mundo entero subsistiría ante el resplandor de la gloria de tu majestad. Tienes, pues, consideración a mi debilidad cuando te ocultas bajo de este Sacramento.

TRATADO DE LA VERDADERA DEVOCIÓN DE LA SANTISIMA VIRGEN MARÍA SAN LUIS MARÍA GRIGNON DE MONFORT, núms. 261-265.

La Santísima Virgen es el verdadero paraíso terrenal del nuevo Adán, del cual el antiguo paraíso terrestre era sólo figura. Hay, pues, en este paraíso terrenal riquezas, bellezas, singularidades y dulzuras inexplicables que el nuevo Adán, Jesucristo, dejó en él. En este paraíso tuvo Él sus complacencias durante nueve meses, obró sus maravillas y ostentó sus riquezas con la magnificencia de Dios. En este paraíso terrestre es donde verdaderamente está el árbol de la vida, que es Jesucristo, fruto de la vida eterna; el árbol de la ciencia del bien y del mal que ha dado la luz del mundo. Hay en este lugar divino árboles plantados por la mano de Dios y rociados con su divina gracia, que han producido y todos los días dan frutos de un sabor exquisito.

Solamente el Espíritu Santo puede hacer conocer la verdad escondida bajo las figuras de las cosas materiales. El Espíritu Santo, por boca de los Santos Padres, llama también a la Santísima Virgen: la puerta oriental, por la cual el gran sacerdote Jesucristo, entró en el mundo; por Ella entró la primera vez y por Ella vendrá la segunda.

Por último, es necesario hacer todas nuestras acciones PARA María. No que la tomemos como el último fin de nuestras acciones que es sólo Jesucristo, sino por nuestro fin próximo, nuestro misterioso medio y manera segura para ir a Él. Es necesario emprender y hacer grandes cosas para esta Augusta Soberana, apoyados en su protección. Es necesario defender sus privilegios cuando se le disputan. Es necesario sostener su gloria cuando se le ataca, llevar todo el mundo, si se puede, a su servicio y a esta sólida y verdadera devoción. Es necesario no pretender de Ella, como recompensa de estos pequeños servicios, más que el honor de pertenecer a una tan amable Princesa y la felicidad de estar por Ella unidos a Jesús Hijo en el tiempo y en la eternidad.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Este camino de consagración a nuestra Reina de Colombia debe llevarnos a una verdadera Conversión. Hemos visto: algunas llagas que más nos tocan como sociedad; lo que nos pide Jesús, a través de apartes de las Sagradas Escrituras; la práctica de Su seguimiento, a través de pasajes del libro La Imitación de Cristo; y el fundamento de la Vida Mariana, a través de apartes del libro El Tratado de la Verdadera Devoción; todo esto según el Método de San Luis María Grignon de Monfort: 12 días para renunciar al mundo y una semana para conocerse a sí mismo, a La Virgen María, nuestro fin próximo y a Jesucristo, nuestro último fin.

    Éste camino de Conversión pasa primero por una sincera Confesión, donde rompamos con nuestros pecados y pidamos al Señor su perdón a través del sacerdote; y debe sostenerse fundamentalmente con la Sagrada Eucaristía frecuente y la lectura de las Sagradas Escrituras, alimentos del alma y de la mente para servir fielmente a Nuestro Señor.

    Tengamos en cuenta que, como peregrinos en esta tierra, cada día combatimos con nuestros enemigos: mundo, demonio y carne; formémonos en ese Combate Espiritual, conociendo la sana doctrina católica y el legado de nuestros santos, muchos -como Lorenzo Scúpoli- enseñan de esto. Renovemos cada año ésta Consagración y difundamos la devoción a Nuestra Patrona y el reinado de Jesucristo, dejando de trabajar para el mal y llevando más personas a Dios. El Cielo es la recompensa que nos espera; no lo perdamos por las cosas de la tierra. Ánimo y felicitaciones a todos!

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 27 AL 33

PRÁCTICA:

Realiza una buena confesión decidiéndote en lo que debes cambiar  a la conversión en lo que yo debo particularmente. Renovar ésta consagración cada año y entronizar a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá en nuestros hogares como nuestra Reina y Señora.

Agrega el REZO DEL SANTO ROSARIO a tus oraciones a la hora que puedas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

¡Agradecimientos!

EQUIPO MATER FATIMA INTERNACIONAL, MATER FÁTIMA COLOMBIA, COMUNIDAD DOMINICANA Y SUS COLABORADORES – FRAILES DOMINICOS GUARDIANES DEL SANTUARIO NACIONAL DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CHIQUINQUIRÁ, EMISORAS REINA DE COLOMBIA 870 AM, 92,6 FM Y REINA DE COLOMBIA CATÓLICA VIRTUAL, MEDIOS DE COMUNICACIÓN, COMUNIDADES, PARROQUIAS, EMPRESAS, PERSONAS Y GRUPOS QUE SE HAN UNIDO Y SE UNIRÁN A REALIZAR Y DIFUNDIR ESTA CONSAGRACIÓN A NUESTRA REINA Y PATRONA DE COLOMBIA.

error: Content is protected !!