Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

El 29 de julio de 1967, a las 5,30 a.m. un temblor dejó semidestruida la Basílica, el templo de la renovación y parte de la ciudad. La Imagen fue sacada del templo al día siguiente y llevada al patio del convento de los frailes dominicos donde siguió recibiendo el culto que le tributan los peregrinos. El 9 de julio de 1969, reconstruida la basílica, allí se leyó el mensaje del Papa Pablo VI, se hizo la consagración oficial de Colombia a la Virgen María. El obispo de Tunja y fray Alberto Madero, colocaron la media luna repujada en oro, a los pies de María.

Reconozcamos en María sus grandes virtudes y no nos olvidemos de practicarlas, con el fin de hacer todas nuestras obras Con María y En María, ya que estamos realizando nuestra consagración. Apartémonos de todos los actos negativos, que nos roban la gracia de Dios y nos alejan de Jesús, poniendo nuestras vidas a los pies de la Santísima Virgen como la luna que se ofrenda a sus pies.

Petición: Hoy queremos, Madre Santísima del rosario de Chiquinquirá, consagrarte nuevamente nuestra patria, nuestras familias, nuestros corazones, nuestros bienes espirituales y materiales, como aquel 09 de Julio de 1969. Reconstrúyela de sus ruinas morales y su falta de fe, tal como fue reconstruida tu Basílica luego de aquella desgracia.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

Del Amor a Jesús sobre todas las cosas

Imitación de Cristo. L2, Cap. 7

¡Bienaventurado el que conoce lo que es amar a Jesús, y despreciarse a sí mismo por Jesús! Conviene dejar un amado por otro Amado, porque Jesús quiere ser amado sobre todas las cosas. El amor de la creatura es engañoso y mudable; el amor de Jesús es fiel y durable. El que llega a la creatura, caerá con lo caedizo; el que abraza a Jesús, se afirma en Él para siempre. Ama a Jesús y tenle por amigo, que, aunque todos te desamparen, Él no te desamparará, ni te dejará perecer en el fin. Tu Amado es de tal condición, que no quiere consigo admitir a otro; más Él solo quiere tener tu corazón, y como Rey sentarse en su propia silla. Si tú supieras bien desocuparte de toda criatura, Jesús morará de buena gana contigo.

TRATADO DE LA VERDADERA DEVOCIÓN DE LA SANTISIMA VIRGEN MARÍA SAN LUIS MARÍA GRIGNON DE MONFORT, núms. 257-260

He aquí algunas prácticas interiores muy propias para los que el Espíritu Santo llama a una alta perfección, que, en cuatro palabras se reducen a ejecutar todas las acciones POR María, CON María, EN María y PARA María, a fin de practicarlas más perfectamente Por Jesús, Con Jesús, En Jesús y Para Jesús. Es menester ejecutarlas acciones POR María, es decir, es menester obedecer en todo a la Santísima Virgen y conducirse en todo por su Espíritu, que es el Espíritu de Dios.

Los que son guiados por Él, son hijos de Dios. Los que son guiados por el Espíritu de María, son hijos de María, y por consiguiente hijos de Dios, y entre tantos devotos de la Santísima Virgen, no hay más verdaderos y fieles devotos que los que se conducen por su Espíritu. Porque el Espíritu de María es el Espíritu de Dios, ya que Ella no se guió jamás por su propio Espíritu. ¡Qué dichosa es un alma cuando está del todo poseída y gobernada por el Espíritu de María!, que es un Espíritu suave y fuerte, celoso y prudente, humilde e intrépido, puro y fecundo. Es necesario hacer todas nuestras obras CON María, es decir, que debemos en nuestras acciones, mirar a María como modelo acabado de toda virtud y perfección que el Espíritu Santo ha formado: una pura creatura; para que la imitemos según nuestra capacidad. Es menester, pues, que en cada acción miremos cómo María la ha hecho o la haría si estuviera en nuestro lugar. Para esto debemos examinar y meditar las grandes virtudes que Ella practicó durante su vida, particularmente: 1º Su fe, por lo cual creyó sin titubear la palabra del ángel, y creyó fiel y constantemente hasta el pie de la Cruz; 2º Su humildad, que la ha hecho ocultarse y someterse a todo y colocarse siempre de última. Es menester practicar estas acciones en María.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Dejamos a Jesús por cosas vanas y engañosas, en lugar de afirmarnos en Él. ¡Tenemos hoy tantos distractores de los que nos dejamos absorber! Perdemos tiempo escuchando músicas, viendo novelas, series, películas, partidos, farándulas, gastando en vanidad, en redes sociales, viendo vídeos inútiles en internet, murmurando, opinando lo insulso, gastamos tiempo en diversiones y pecados (paseos, discotecas, cantinas, bares, pantallas, viajes, entre otros) pero poco o nada en Dios. No conocemos el Catecismo, no leemos la Biblia, no rezamos el Rosario, no practicamos los mandamientos, no conocemos las virtudes cristianas, no vivimos bien los sacramentos, entre otros  porque damos nuestro tiempo a lo accesorio y dejamos de lado lo fundamental para nuestra salvación.
  • Volvamos a poner a Dios en primer lugar y dejemos de lado lo que roba el poco tiempo que tenemos para forjar nuestra vida eterna.
  • Hagamos todo POR María, es decir con ella como un medio, y obedeciéndola a Ella. Imitemos a nuestra Madre en todo, pero especialmente en su fe y humildad; y cada acción que hagamos preguntémonos ¿cómo la haría Ella? para seguirla, así ayudaremos a reconstruir nuestra sociedad.

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 27 AL 33

PRÁCTICA:

Escogeré 3 virtudes de la Virgen María que a mí me hacen más falta y trataré de imitarlas, como un regalo para ella, en honor de mi consagración.

Agrega el REZO DEL SANTO ROSARIO a tus oraciones a la hora que puedas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

error: Content is protected !!