Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

de Narváez en un lienzo de algodón de 1,26 x 1,13 cm., tejido por los indios. Como en el lienzo sobraba espacio, Alonso pintó al lado derecho a San Antonio de Padua, fraile franciscano, por ser el nombre del encomendero; al lado izquierdo pintó a San Andrés, apóstol, por ser el nombre del fraile que la solicitaba. La imagen fue colocada en la capilla pajiza de Suta, donde fray Andrés catequizaba a los indios de la región.

Cuando contribuimos al bien, somos instrumentos en las manos de Dios, a quién damos, con nuestros talentos, de lo que Él mismo nos ha dado. Y esto es un deber de Justicia para con Él. Así fueron: el pintor, los indios, el encomendero, el fraile. Y luego al sumar sus aportes el Cielo nos daría un regalo maravilloso a muchas generaciones, manifestado en este lienzo.

Petición: Virgencita del Rosario de Chiquinquirá, acude en nuestra ayuda para que quienes contemplemos tu imagen vayamos más allá de la visión estética de una obra de arte; y nazca en nuestros corazones el deseo ardiente de conocerte e imitar tus virtudes para escapar de los lazos materialistas que nos atan al mundo y nos conducen al pecado.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores

Entrar por la Puerta Angosta

Mt 7, 1-14

“No juzguen a los demás y no serán juzgados ustedes. Porque de la misma manera que ustedes juzguen, así serán juzgados, y la misma medida que ustedes usen para los demás, será usada para ustedes.

¿Qué pasa? Ves la pelusa en el ojo de tu hermano, ¿y no te das cuenta del tronco que hay en el tuyo?

¿Y dices a tu hermano: ¿Déjame sacarte esa pelusa del ojo, teniendo tú un tronco en el tuyo?

¡Hipócrita!, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano.

No den de lo que es santo a los perros, ni echen sus perlas a los cerdos, pues podrían pisotearlas y después se volverían contra ustedes para destrozarlos.

Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá la puerta.

Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y se abrirá la puerta al que llama.

¿Acaso alguno de ustedes daría a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿O le daría una culebra cuando le pide un pescado? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos,

¡con cuánta mayor razón el Padre de ustedes, que está en el Cielo, dará cosas buenas a los que se las pidan!

Todo lo que ustedes desearían de los demás, háganlo con ellos: ahí está toda la Ley y los Profetas. Entren por la puerta angosta, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que conduce a la ruina, y son muchos los que pasan por él. Pero ¡qué angosta es la puerta y qué escabroso es el camino que conduce a la salvación, y qué pocos son los que lo encuentran!” Palabra del Señor.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Evalúa: ¿En qué estoy faltando yo a los mandatos de Dios? Vemos muy fácil el error en el otro pero no en nosotros. Justificamos nuestras malas acciones, y juzgamos las de otro, pero en nuestra conciencia nos creemos buenos, o astutos o sabios mientras al mismo tiempo trasgredimos lo que nos ha enseñado nuestra fe, las virtudes cristianas o la moral.

  • Tratemos a los demás como deseamos ser tratados, con amor, bondad, trasparencia, sinceridad. Vayamos en contra de nuestros propios intereses y egoísmo. Pidamos al Padre, la gracia de su Santo Espíritu que ilumine nuestras cegueras y nos muestre nuestras trasgresiones. ¡Santísima Virgen María, necesitamos una puerta abierta que nos permita volver la mirada con esperanza al Señor, y esa puerta eres tú!

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 1º AL 12º

VENI CREATOR SPIRITUS
Ven Espíritu creador; visita las almas de tus fieles. Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado. Tú, eres nuestro consuelo, don de Dios altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete sagrados dones; Tú, el dedo de la mano de Dios, Tú, el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra. Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo. Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y que, en Ti, que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo. Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó de entre los muertos, y al Espíritu Consolador, por los siglos infinitos. Amén.
1
AVE MARIS STELLA
Salve, estrella del mar, Madre Santa de Dios, y siempre Virgen, feliz Puerta del Cielo. Aceptando aquel «Ave» de la boca de Gabriel, afiánzanos en la paz al trocar el nombre de Eva. Desata las ataduras de los reos, da luz a quienes no ven, ahuyenta nuestros males, pide para nosotros todos los bienes. Muestra que eres nuestra Madre, que por ti acoja nuestras súplicas quien nació por nosotros tomando el ser de ti. Virgen singular, dulce como ninguna, líbranos de la culpa haznos dóciles y castos. Facilítanos una vida pura, prepáranos un camino seguro, para que, viendo a Jesús, nos podamos alegrar para siempre contigo. Alabemos a Dios Padre, glorifiquemos a Cristo Soberano y al Espíritu Santo, y demos a las Tres personas un mismo honor. Amén.
2
MAGNÍFICAT
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abraham y su descendencia por siempre.
3
Previous
Next

PRÁCTICA:

Háblale a una persona de manera esperanzadora diciéndole que ponga su confianza en Dios y en la intercesión de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, la patrona de Colombia, nuestro país.

error: Content is protected !!