Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

El 2 de enero de 1821, Simón Bolívar visita el Santuario, en agradecimiento por la ayuda recibida en 1815 para el sostenimiento de sus tropas. En 1827 volvió y permaneció del 6 al 8 de septiembre. EL  20 de junio de 1828, vino por última vez y postrado de rodillas ante la sagrada imagen de María, oró por largo rato.

Nuestra Madre acude a nosotros, siempre que la invocamos. Ella como Madre amorosa asiste al llamado de sus hijos para ayudarlos en la tribulación. Así como Simón Bolivar confiado en la oración que hizo a la Santísima Virgen logró el sostenimiento de sus tropas. A Ejemplo de Él, pongamos nuestra confianza en Ella y jamás nos veremos defraudados. Ella quien conducirá nuestras plegarias con presteza a Nuestro Padre Celestial.

Petición: Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, acompáñanos en nuestra oración, para que toda palabra que salga de nuestro interior, sea un gesto de amor, de agradecimiento, de alabanza y gloria para Nuestro Padre Celestial, que nos ha regalado todo sin nosotros merecer nada.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

Conocer a la Virgen María para conocer a Cristo

Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen María de San Luis María Grignon de Monfort, núms. 12-38

Si quieres comprender a la Madre, dice un santo, comprended al Hijo, pues es una Madre digna de Dios: “Que aquí toda lengua enmudezca.” Para demostrar que la divina María ha estado desconocida hasta ahora, y que es una de las razones por las cuales Jesucristo no es conocido como debe serlo.

Si, pues, como es cierto, el reino de Jesucristo ha de venir al mundo, no será sino consecuencia necesaria del conocimiento del Reino de la Santísima Virgen María, que le trajo al mundo la vez primera y le hará resplandecer en la segunda venida.

Confieso con toda la Iglesia que no siendo María sino una pura criatura salida de las manos del Altísimo, comparada con la Majestad infinita, es menos que un átomo, o más bien es nada, puesto que sólo “Dios Es quién Es”, y, por consiguiente, confieso que este gran Señor, Ser soberano y absoluto, ni ha tenido ni ahora tiene necesidad alguna de la Santísima Virgen para hacer su voluntad santísima y para manifestar su gloria. Basta que Dios quiera, para que todo se haga. Digo, sin embargo, que, así y todo, habiendo querido Dios empezar y concluir sus más grandes obras por la Santísima Virgen desde que la formó, es de creer que no cambiará de conducta en el transcurso de los siglos, pues es Dios y no varía en sus sentimientos ni en su proceder.

María es la Reina del cielo y de la tierra por la gracia, como Jesús es Rey por naturaleza y por la conquista; pues el reino de Jesucristo consiste principalmente en el corazón y en el interior del hombre, según estas palabras: “El reino de Dios está dentro de vosotros”, del mismo modo el reino de la Santísima Virgen está principalmente en el interior del hombre, es decir, en las almas, y en las almas es donde principalmente está más glorificada con su Hijo que en todas las criaturas visibles, y podemos llamarla con los santos, “Reina de los corazones”.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Dios en su infinito amor para con nosotros, no sólo nos ha regalado a su Hijo, sino que además quiso entregarnos a María, su Madre. Ella quien nos acompaña en este Valle de Lágrimas y nos conduce más directamente a Jesús. Quien nos muestra desde ya el Reino de Jesucristo su hijo y nos quiere hacer partícipes de Él. En el suplicio de la cruz, aunque Jesús estaba agotado ofrece el regalo más maravilloso para toda la humanidad: darnos a María como Madre quien es nuestro gran consuelo noche y día (Jn 19, 25-34)
  • Colombia ha sido una nación muy amada y acogida por la Santísima Virgen, ya que ella se ha manifestado en diferentes advocaciones a lo largo de nuestra historia, como por ejemplo: Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma (Ocaña, Norte de Santander), La virgen de la Peña (Bogotá) , Nuestra Señora de las Lajas (Ipiales), La Virgen de Manare (Llanos Orientales), Nuestra Señora de la Pobreza (Pereira), Nuestra Señora del Carmen, de afecto especial por todos los conductores, Nuestra Señora de la Salud (Bojacá), Nuestra Señora de los Remedios (Riohacha), La Virgen de la Candelaria de gran devoción por los Frailes Agustinos y además de la Patrona de Colombia Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, entre otras.
  • ¡Qué bendecidos somos! Que ella nos ha acompañado desde siempre, Ella quien ama profundamente al Pueblo Colombiano y que no se cansa de llamarnos para llevarnos a Dios.

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 20 AL 26

PRÁCTICA:

Voy a ponerme en la tarea de Conocer otras Advocaciones de María en Colombia, diferente a nuestra Reina y Patrona, y descubrir el gran valor de esa advocación en la región que se venera.

Agrega el REZO DEL SANTO ROSARIO a tus oraciones a la hora que puedas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

error: Content is protected !!