Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

En 1815, el tribuno del pueblo, José Acevedo y Gómez, acudió a los frailes dominicos solicitando apoyo para continuar la lucha libertadora. Los frailes le entregaron dinero y las joyas que habían donado los peregrinos a la Virgen, consistentes en collares, cadenas, cruces, cintos, rosario medallones, zarcillos y otros objetos de oro y esmeraldas.

Nuestra Señora en su acompañamiento a nuestro pueblo colombiano, también contribuye con los hombres a las causas que buscan liberar de las esclavitudes. Es así como en persona de sus peregrinos y siervos, Ella recoge y dona sus dádivas para apoyarlas, dándonos una gran lección de desprendimiento y generosidad. También podemos ver acá cuán grandes y variados son los favores que Nuestra Madre concede a quiénes le imploran, de modo que muchos quisieron recompensarlos en la medida de sus posibilidades.

Petición: Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, enséñanos a amar a Dios sobre todas las cosas, a morir a nuestros propios intereses para pensar en favor de los demás, a amar y a desear ardientemente el alimento espiritual, y a caminar como peregrinos en la tierra cuya meta es alcanzar el cielo.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

La Verdadera Devoción a la Virgen María, camino seguro para llegar a la unión con Cristo

Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, núms. 152-164

Esta devoción es un camino fácil, corto, perfecto y seguro para llegar a la unión con Dios que es la perfección cristiana.

Es un camino fácil: Es un camino que Jesús ha recorrido viniendo a nosotros, y en que no se encuentra ningún tropiezo para llegar a Él. Es verdad que es posible llegar a la unión con Dios por otros caminos, pero será pasando por muchas más cruces y extraños desfallecimientos, y a través de muchas más dificultades, penosísimas de vencer.

Es un camino corto: Esta devoción a la Santísima Virgen es un camino corto para hallar a Jesucristo, ya sea porque en él no hay extravíos, ya sea porque, como acabo de decir, por él se camina con más gozo y facilidad y, por tanto, con más prontitud. Se avanza más en poco tiempo de sumisión y de dependencia a María, que en años enteros de propia voluntad y de apoyo sobre sí mismo.

Es un camino perfecto: Esta devoción a la Santísima Virgen es un camino perfecto para ir a unirse a Jesucristo, toda vez que la divina María es la más perfecta y la más santa de las puras criaturas, y que Jesucristo que vino perfectamente a nosotros, no tomó otro camino para su grande y admirable viaje. El Altísimo, el Incomprensible, el Inaccesible, El que es, ha querido venir a nosotros, pequeños.

Es un camino seguro: Esta devoción a la Santísima Virgen es un camino seguro para ir a Jesucristo y adquirir la perfección uniéndose a Él. Porque esta práctica que enseño no es nueva; es tan antigua, que no se pueden marcar sus principios. Y no se le podría condenar sin trastornar los fundamentos del cristianismo. Consta, pues, en conclusión, que esta devoción no es nueva, y que, si bien no es común, consiste en esto que es demasiado precioso para ser saboreado y practicado por todo el mundo. Esta devoción es un medio seguro para ir a Nuestro Señor, porque es propio de la Santísima Virgen el conducirnos seguramente a Jesucristo, como lo es de Jesucristo llevarnos seguramente al Padre Eterno.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Hoy en día en nuestro país y en el mundo acogemos la cultura del mínimo esfuerzo. Es decir, no queremos hacer nada que implique sacrificio o esmero. Todo lo queremos inmediato y de la manera más fácil posible. Siempre usando y desechando en el menor tiempo. Esto no sucede solo con las cosas materiales, sino con las personas también . Una tendencia egoísta para servirnos solo a nosotros a costa de pasar por encima del prójimo si es necesario para lograr nuestros propios intereses. Logrando que al final no nos sintamos más que vacíos por tales actitudes y acciones.
  • Dios se vale de muchas situaciones en nuestra vida para que retornemos a Él, como la enfermedad, una realidad difícil en nuestra familia, algún fracaso laboral o financiero. Él ,como Padre Amoroso, día a día, nos trata de regresar a sus caminos. Por medio de las grandes Cruces, nos hace volver la vista a su presencia.
  • Sin embargo, existe un camino más fácil, más corto y más seguro para llegar a la plenitud y a la Perfecta Unión con Dios y éste es: la Santísima Virgen. Ella que con sus manos dulces nos moldea y nos conduce a su presencia. Ella que con su intercesión y guía hace nuestras insignificantes obras,  más  agradables  a  ÉL.  Acojámonos  a  Ella,  tomemos  su  ejemplo,  pidámosle  su  guía  y convirtámonos en sus esclavos de amor, para que sea ella quien nos lleve a Jesús

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 20 AL 26

PRÁCTICA:

Pedir a Nuestra Santísima Madre, durante el día, que sea ella quien se encargue de todos nuestros problemas. Haciendo lo que esté a nuestro alcance y dejándole a ella lo que nosotros no podemos.

Agrega el REZO DEL SANTO ROSARIO a tus oraciones a la hora que puedas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

error: Content is protected !!