Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

El 6 de marzo de 1634, el Cabildo Metropolitano accedió a la solicitud hecha por los dominicos y ordena que se entregue la imagen de la Virgen con todos sus bienes y la doctrina a los frailes dominicos. Entre 1651 y 1654 el padre Fray Juan de Pereira logró recopilar una Memoria de 233 sucesos obrados por Nuestro Señor por intercesión de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

Nuestra Señora se pone en nuestras manos, confiándonos su cuidado y su honra en los corazones de quienes le buscan. ¿Soy un verdadero siervo de la Virgen María? ¿Le sirvo verdaderamente como a  mi  Reina?  ¿Busco  darla  a  conocer  y  honrarla,  y  agradar  a  su  Divino  Hijo?  Ella  ha  obrado innumerables milagros a favor de sus hijos, ¡cuántos han sido recopilados pero cuántos también permanecerán en el silencio o en el anonimato! Proclamemos y difundamos las obras del Señor y las que nos han sido dadas por la intercesión de Nuestra Madre Santísima, no las dejemos solo para nosotros, ellas pueden edificar otras almas y aumentar en las personas la fe.

Petición: Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, ayúdanos a ser verdaderos servidores y servidoras tuyos y a vivir en obediencia a los caminos de Dios, abre nuestros ojos para que reconozcamos todo lo que el Señor nos da y lo que, a través de tu intercesión o por Su gran amor, ha hecho bondadosamente en nuestras vidas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

La Verdadera Devoción a la Virgen María

El Secreto de María, núms. 23 al 29

Para subir y unirse a Él, preciso es valerse del mismo medio del que Él se valió para descender a nosotros, para hacerse hombre y para comunicarnos sus gracias; y ese medio es una verdadera devoción a la Santísima Virgen. Hay muchas devociones a la Virgen Santísima y verdaderas: que no hablo aquí de las falsas.

Consiste la primera en cumplir con los deberes del cristiano, evitando el pecado mortal, obrando más por amor que por temor, rogando de tiempo en tiempo a la Santísima Virgen y honrándola como Madre de Dios, sin ninguna otra especial devoción para con ella.

La segunda tiene para la Virgen más altos sentimientos de estima, amor, veneración y confianza; induce a entrar en las cofradías del Santo Rosario y del escapulario, a rezar la corona o el santo rosario, a honrar las imágenes y altares de María, a publicar sus alabanzas, a alistarse en sus congregaciones. Y esta devoción (con tal que nos abstengamos de pecar) buena es, santa y laudable; pero no tan a propósito como la que sigue para apartar a las almas de las criaturas y desprenderlas de sí mismas a fin de unirlas a Jesucristo.

La tercera devoción a la Santísima Virgen, de muy pocas personas conocida y practicada; es, almas predestinadas, la que les voy a descubrir: Consiste en darse todo entero, como esclavo, a María y a Jesús por Ella; y en hacer todas las cosas con María, en María, por María y para María.

Hay que escoger un día señalado para entregarse, consagrarse y sacrificarse; y esto ha de ser voluntariamente y por amor, sin encogimiento, por entero y sin reserva alguna; cuerpo y alma, bienes exteriores y fortuna, como casa, familia, rentas; bienes interiores del alma, a saber: sus méritos, gracias, virtudes y satisfacciones.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Muchos parecemos devotos de la Virgen pero en realidad somos devotos falsos, pues o encubrimos con su devoción una realidad de pecado, o la buscamos solo cuando tenemos un problema, o lo que es peor, -como es sabido respecto al sicariato o negocios ilícitos y otras faltas morales-, recurrimos a Ella para que nos ayude a lograr algo que ofende a Su Hijo. Esto genera escándalo, nos engaña porque nos hace incoherentes, y deforma , en otros, la devoción.
  • Debemos saber que una vida de pecado no agrada a la Virgen María sino que le hiere. No puedo usar la devoción a Ella para obtener un mal que hará daño a otro, o para aparentar una rectitud que no tengo. Y aunque Ella es Refugio de Pecadores, y a todos nos espera, escucha y acoge, no es para quedarse en eso, sino que pide de nosotros arrepentimiento y conversión.
  • La falta de rectitud de intención entre nuestros intereses y nuestras acciones es un cáncer actual en nuestro medio; por un lado van nuestras intenciones y por otro nuestras palabras y obras aparentes; obramos solo en función de nosotros mismos; justificamos nuestras acciones porque no queremos reconocernos como poco correctos. Debemos usar de transparencia y la coherencia en todo, y así iremos limpiando nuestras vidas, tal como los verdaderos devotos de la Virgen María, que a Ella agradan, aún en sus diferentes niveles de devoción.

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 20 AL 26

PRÁCTICA:

Hacer una obra de misericordia espiritual, como ofrenda de amor al prójimo, pidiendo la ayuda de Nuestra Madre Santísima haciéndolo CON ella, POR ella y PARA ella. Ver si hay una realidad de pecado que oculto o justifico en mi vida.

Agrega el REZO DEL SANTO ROSARIO a tus oraciones a la hora que puedas.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

error: Content is protected !!