Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

Como la imagen de Nuestra Señora del Rosario se renovó en una choza arruinada que no tenía puerta, el Padre Figueredo mandó llamar al cacique del lugar llamado Alonso y lo invitó a levantar allí una capilla decente para colocar la sagrada Imagen. Los indígenas empezaron a construir en el lote donado por Pedro Rivera, hijo de Antonio de Santana, una capilla, en 5 meses, pocos metros más abajo de donde está hoy el templo.

Nuestra Madre a través de sus apariciones nos invita a no dejar morir y renovar nuestra fe; caminar junto a Ella y construir una iglesia mejor sustentada en el amor a Cristo. No importa el lugar donde se encuentre la imagen de Nuestra Señora y la Presencia de Nuestro Señor, más importante que la estructura física de la iglesia, que debe ser digna, es avivar y mantener limpia la fe en nuestro corazón.

Petición: Ayúdanos patrona nuestra, Virgen de Chiquinquirá, a combatir nuestra pereza espiritual y perseverar en la meditación de los misterios del santo Rosario, que tú misma nos entregaste, de manera que interioricemos en nuestros corazones la vida y el amor de Cristo, y confiados en que siempre nos escuchas caminemos a tu lado hacia nuestra santificación.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

Señor, enséñanos a Orar

Lucas 11, 1-10

Y sucedió que, estando Él orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos. Él les dijo: “Cuando oren, digan: Padre nuestro, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; danos cada día nuestro pan cotidiano; y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden, y no nos dejes caer en tentación”.

Les dijo también: “Si uno de ustedes tiene un amigo y, acudiendo a él a medianoche le dice: ‘Amigo, préstame tres panes, porque ha llegado de viaje a mi casa un amigo mío y no tengo qué ofrecerle’. Y aquél, desde adentro, le responde: ‘No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos’. Les aseguro que, si no se levanta a dárselos por ser su amigo, al menos se levantará por su inoportunidad y le dará cuanto necesite. ‘Yo les digo: Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá; porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Palabra del Señor.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • La oración es la forma en que nosotros nos comunicamos con Dios y le pedimos sus gracias. Es la respiración del alma, sin la cual ella no tiene vida. La vida de la gracia se obtiene, se recupera y se conserva por medio de la oración. La falta de verdadero amor a Dios y de oración, ha incrementado actitudes en los colombianos de violencia, de intolerancia, de desconfianza, de irrespeto y poca solidaridad entre nosotros, principalmente hacia los más indefensos.
  • Debemos orar al iniciar el día, ofrecer a Dios nuestros trabajos y labores; durante el día ojalá sacar un espacio de oración para ir a la Eucaristía, rezar el Rosario y visitar a Jesús en el Sagrario, también atender a nuestra formación cristiana dedicando algún tiempo a una charla formativa en internet o a un curso o lectura católica, ojalá escrita por un santo o leer el Catecismo. Terminar nuestro día con la oración haciendo examen de conciencia de lo realizado durante él, con propósito de corregir las faltas y agradeciendo a Dios por todo lo que nos ha concedió.
  • La oración eficaz debe ser con el corazón; estamos acostumbrados a orar solo con las palabras, sin pensar en lo que decimos, sin ser conscientes de que cuando oramos estamos hablando con Dios, de modo que la oración se vuelve algo rutinario que hacemos por cumplir pero que no tiene sustancia y así poco alcanza o merece. Debemos orar con fervor.
  • Hay oración mental, de meditación y contemplativa y varias formas de oración pero entre ellas destaca la Santa Misa bien vivida y el Santo Rosario, herramienta que nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá nos ofrece como arma que destruye las insidias del mal. La oración es la armadura espiritual con que los colombianos podemos revestirnos para combatir nuestras batallas, para proteger nuestra familia y obtener la paz en nuestras almas y en nuestra nación.

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 13 AL 19

PRÁCTICA:

De hoy en adelante me voy a comprometer a tomar en serio la oración sacando diariamente un espacio para ella.

El rosario es la mejor herramienta que tenemos, no es una repetición sino la meditación con María de los misterios de Cristo. Por lo tanto, voy a iniciar a rezar el Rosario tratando de meditar o contemplar los misterios, y oraré en él por las personas que amo y por todas las que debo amar más.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores!

error: Content is protected !!