Historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Fragmento

A los 37 años de descubiertas las actuales tierras del continente americano, llegan a la ciudad de Santa Marta, en diciembre de 1528 los españoles. En 1555, llegaron a la costa norte los frailes Dominicos con una imagen de la Virgen del Rosario. Grandes homenajes se le tributaron a su llegada, y desde entonces, es la impulsadora de la predicación misionera y del Santo Rosario. A ésta imagen se le conoce como la Virgen de la Conquista, que reposa en el Convento de Santo Domingo de Bogotá.

Observamos en este pasaje la importancia de la Virgen María como estandarte de la evangelización. Las grandes empresas espirituales, generalmente tienen el ´sello´ de la Virgen María. Ella es protectora y guía de las obras de Dios y conduce a sus hijos con eficacia en especial con el arma del Santo Rosario, bajo la advocación que llegó a nuestra patria y bajo la cual se presenta en la imagen que habría de erigirse como nuestra patrona.

Petición: Santísima Virgen del Rosario de Chiquinquirá, aviva en nuestro pueblo colombiano, el amor y la práctica de esta poderosa devoción del rosario, con la que llegas a nuestras tierras colombianas. Colócanos bajo tu protección y a ayúdanos a reavivar en nosotros la preciosa joya de la fe que Dios nos regaló a través de sus siervos.

Jaculatoria: Pues eres de los pecadores, el consuelo y la alegría ¡Oh Madre clemente y pía, escucha nuestros clamores

Sermón del Monte

Mt 5, 1-19

Las Bienaventuranzas. Al ver la multitud, subió al monte. Se sentó y se le acercaron los discípulos. Tomó la palabra y comenzó a enseñarles del siguiente modo:

“Felices los pobres de corazón, porque el Reino de los Cielos les pertenece. Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los desposeídos, porque heredarán la tierra. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Felices los misericordiosos, porque serán tratados con misericordia. Felices los limpios de corazón, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque se llamarán hijos de Dios. Felices los perseguidos por causa del bien, porque el Reino de los Cielos les pertenece. Felices ustedes cuando los injurien, los persigan y los calumnien de todo por mi causa. Alégrense y estén contentos pues la paga que les espera en el Cielo es abundante. De este mismo modo persiguieron a los profetas anteriores a ustedes.”

“Ustedes son la sal de la tierra: si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se devolverá su sabor? Sólo sirve para tirarla y que la pise la gente. Ustedes son la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad construida sobre un monte. No se enciende una lámpara para meterla en un cajón, sino que se pone en el candelero para que alumbre a todos en la casa. Brille igualmente la luz de ustedes ante los hombres, de modo que cuando ellos vean sus obras, glorifiquen al Padre de ustedes que está en el Cielo.”

No piensen que he venido a abolir la ley o los profetas. No vine para abolir, sino para cumplir. Les aseguro que mientras duren el cielo y la tierra, ni una letra, ni una coma de la ley dejará de realizarse. Por tanto, quien quebrante el más mínimo de estos mandamientos y enseñe a otros a hacerlo, será considerado el más pequeño en el Reino de los Cielos. Pero quien los cumpla y los enseñe será considerado grande en el Reino de los Cielos.” Palabra del Señor.

Meditación enfocada en nuestra realidad colombiana

  • Muchos en nuestra patria Colombia podrían considerarse Bienaventurados, si seguimos el mensaje de Cristo en orden al Reino de los Cielos. Ser desprendidos, dejar de lado la ambición, la dureza, el egoísmo; ser misericordiosos, trabajar por hacer que los corazones sean pacíficos en lugar de instigar a la venganza o a la violencia; ser limpios de corazón, buscando tener en todo una rectitud de intención sin buscar conveniencias o intereses propios; ofrecer al Señor todo sufrimiento, cuando seamos perseguidos, pero también ayudar a la iglesia que sufre persecución.
  • Ser luz y sal: Jesús quiere que irradiemos buen ejemplo, que nuestras acciones sean coherentes con la fe que profesamos y con el cumplir los mandamientos de Dios, para edificar, y no dañar.
  • Tener en cuenta los pequeños preceptos: Nunca pasarán las palabras de Cristo, ni su Ley que Ël vino a perfeccionar. No podemos buscar saltarnos la ley ni evadirla, ni justificar una manipulación de ella o un mal cumplimiento. Dios nos quiere sinceros, observantes y cumplidores de Su ley aún en lo mínimo.

ORACIONES

A REZAR LUEGO DE LAS MEDITACIONES LOS DÍAS 1º AL 12º

VENI CREATOR SPIRITUS
Ven Espíritu creador; visita las almas de tus fieles. Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado. Tú, eres nuestro consuelo, don de Dios altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete sagrados dones; Tú, el dedo de la mano de Dios, Tú, el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra. Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo. Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y que, en Ti, que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo. Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó de entre los muertos, y al Espíritu Consolador, por los siglos infinitos. Amén.
1
AVE MARIS STELLA
Salve, estrella del mar, Madre Santa de Dios, y siempre Virgen, feliz Puerta del Cielo. Aceptando aquel «Ave» de la boca de Gabriel, afiánzanos en la paz al trocar el nombre de Eva. Desata las ataduras de los reos, da luz a quienes no ven, ahuyenta nuestros males, pide para nosotros todos los bienes. Muestra que eres nuestra Madre, que por ti acoja nuestras súplicas quien nació por nosotros tomando el ser de ti. Virgen singular, dulce como ninguna, líbranos de la culpa haznos dóciles y castos. Facilítanos una vida pura, prepáranos un camino seguro, para que, viendo a Jesús, nos podamos alegrar para siempre contigo. Alabemos a Dios Padre, glorifiquemos a Cristo Soberano y al Espíritu Santo, y demos a las Tres personas un mismo honor. Amén.
2
MAGNÍFICAT
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abraham y su descendencia por siempre.
3
Previous
Next

PRÁCTICA:

Buscaré una estampita o imagen digital de La Virgen de Chiquinquirá y le pediré me tome de la mano y acompañe mi proceso de consagración a Ella durante estos 33 días. Ésta imagen será la que se va a entronizar en mi hogar el próximo 09 de julio.

error: Content is protected !!