COLOMBIA SE UNIÓ A LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA Y DE UCRANIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

El pasado 25 de marzo de 2021, a las 5:00 p.m. (hora de Roma), 11:00 a.m. hora de Colombia, el papa Francisco, desde la Basílica de San Pedro en Roma, realizó la ceremonia de consagración de las naciones de Rusia y de Ucrania al Inmaculado Corazón de María. Este evento fue transmitido a nivel mundial tanto por televisión como por diversos canales digitales, con el fin de llevar el mensaje de paz a la mayor cantidad de audiencia posible.

Ya que esta invitación del sumo pontífice debía realizarse desde el santuario mariano más importante de cada país, en Colombia, esta consagración tuvo lugar en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, a partir de las 10:30 a.m. Se dio inicio con el acompañamiento musical de los frailes novicios, quienes interpretaron canciones como: Tu corazón inmaculado triunfará, de la cantautora católica panameña Cheli Boyd, y La fe de María, de la agrupación boricua Son by Four.

Posteriormente, fr. Carlos Mario Alzate Montes, O.P., prior y rector del santuario, explicó a la audiencia que lo significaba esta consagración y el pasado histórico por el cual Rusia ya había sido consagrada anteriormente por el ahora santo, el papa Juan Pablo II. Después de las palabras de apertura, se dio paso a la transmisión de Roma en donde el santo padre consagró el futuro de los dos países enfrentados:

En unión con los obispos y los fieles del mundo, deseo solemnemente llevar al Corazón Inmaculado de María, todo lo que estamos viviendo. Renovar a ella la consagración de la Iglesia y de la humanidad entera, y consagrarle, de modo particular, el pueblo ucraniano y el pueblo ruso, que con afecto filial la veneran como Madre.

Asimismo, el papa reiteró que la consagración no era una fórmula mágica, sino un acto espiritual como hijos que demuestran su devoción ante ella, en medio de los enfrentamientos turbulentos que se han presentado desde hace ya un mes. Es preciso resaltar la asistencia de los fieles, quienes hicieron un gran acompañamiento en vivo, mostrando su apoyo a las palabras del santo padre y dejando en claro el rechazo a la guerra y al conflicto que se ha venido gestando entre Rusia y Ucrania.

Finalmente, tras la intervención del pontífice, monseñor Luis Felipe Sánchez Aponte, obispo de la Diócesis de Chiquinquirá, acompañado por los frailes del Santuario Mariano Nacional, presidió la eucaristía de consagración, tal como había sido solicitado por el episcopado a través de una carta, enviada días atrás la Diócesis de Chiquinquirá. Durante su homilía, monseñor Luis Felipe hizo un llamado a pedir perdón, por el daño que hemos hecho a Dios a través de nuestros actos.

Señor, ten piedad de nosotros. Tú que ves nuestras manos armadas a la sombra de tu cruz; perdónanos, Señor. No contentos con los clavos que han atravesado tus manos, seguimos abriendo tu costado con la lanza de nuestras infidelidades. Perdónanos, Señor, por estas manos que has creado para bendecir y que se han transformado en instrumentos de agresión y de muerte, mencionó.

Al concluir la ceremonia, monseñor pidió a la Virgen María que guíe nuestras acciones desmesuradas de violencia y las transforme en manifestaciones de amor y unión, para que “el dulce latido de la paz vuelva a nosotros”.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram