ROSARIO

Te invitamos a unirte al rezo del santo rosario, regalo que la Virgen María nos da para junto con ella contemplar los misterios de la vida de Jesucristo.

PRIMER MISTERIO

La anunciación del Ángel Gabriel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios.

 

SEGUNDO MISTERIO

La visita de María a Isabel y santificación de Juan el Bautista.

 

TERCER MISTERIO

El nacimiento de Jesús en el portal de Belén.

 

CUARTO MISTERIO

La presentación del Niño Jesús en el Templo.

 

QUINTO MISTERIO

La pérdida y hallazgo de Jesús entre los doctores.

 

PRIMER MISTERIO

La oración de Jesús en Getsemaní.

 

 

SEGUNDO MISTERIO

La flagelación del Señor.

 

 

TERCER MISTERIO

La coronación de espinas de Jesús.

 

 

CUARTO MISTERIO

La cruz que llevó Jesús al calvario.

 

QUINTO MISTERIO

La muerte de Nuestro Redentor en la Cruz.

 

PRIMER MISTERIO

La revelación de Jesús como Mesías en el Bautismo del Jordán.

 

 

SEGUNDO MISTERIO

La manifestación de la gloria de Jesús en las Bodas de Caná.

 

 

TERCER MISTERIO

El anuncio del Reino de Dios y el llamamiento a la conversión.

 

 

CUARTO MISTERIO

La transfiguración del Señor.

 

 

QUINTO MISTERIO

La institución de la Sagrada Eucaristía.

 

PRIMER MISTERIO

La resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

 

 

SEGUNDO MISTERIO

La ascensión de Cristo a los cielos.

 

 

TERCER MISTERIO

El envío del Espíritu Santo sobre la Virgen María y los Apóstoles.

 

 

CUARTO MISTERIO

La asunción de María Santísima al cielo y su coronación como Reina de todo lo creado.

 

 

QUINTO MISTERIO

La venida gloriosa de Nuestro Salvador Jesucristo al final de los tiempos.

El santo rosario se termina con la salve a la santísima virgen y con este  responsorio y oración.

R/ Pues  eres de  los pecadores el  consuelo  y la alegría.
V/ Oh, Madre, clemente  y pía, escucha nuestros clamores.

Oremos
Dios Padre, tu Hijo Unigénito nos mereció con su vida, muerte y resurrección el premio de la vida  eterna; concédenos, te rogamos que, meditando con María los misterios del Santo Rosario, imitemos los ejemplos que contienen y obtengamos la recompensa que prometen. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.