Descripción del Cuadro

El rostro de la Virgen María se destaca por su modesta actitud y su inefable sonrisa, sus ojos entrecerrados la revisten de una hermosura admirable, que mueve al recogimiento; un velo blanco cubre su cabeza; viste un manto azul celeste, una túnica rosada, un rosario cuelga de las manos de María y del Niño Jesús, quien en la derecha sostiene tiene un hilo que pende del pie de un pajarillo.

A la derecha de María, está San Antonio de Padua, sosteniendo en la mano izquierda, un libro sobre el cual está el Niño Jesús con el mapamundi en sus manos; en la derecha sostiene una palma. A la izquierda está San Andrés, apóstol, leyendo la Sagrada Escritura, en la izquierda sostiene la cruz en forma de X, signo de su martirio. María sostiene en sus brazos al Niño Jesús invitándonos a acogernos a Él, quien puede remediar todos nuestros males. A primera vista se descubren vestigios de las goteras que corrieron sobre la pintura. El cuadro está adornado con dos coronas, dos rosarios, el cetro, la Cruz de Boyacá, la Orden de San Carlos y la Orden del Congreso; lo rodean 30 semicircunferencias con escudos de la Santa Sede, la Provincia y algunas Diócesis; del cuadro penden, un rosario y dos rosas de plata; un fuerte cristal lo protege desde 1954.

Conservación prodigiosa del Lienzo

Este milagro consiste en que durante más de 422 años (1587-2009) el lienzo se conserve tal como se renovó. Desde 1587 hasta 1897, que se le colocó el cristal para protegerlo, diariamente se estuvo retocando en el lienzo de la Virgen, mazos de rosario, manojos de yerbas, panecitos de tierra blanca y otras mil cosas y el lienzo no ha sufrido daños, debiéndose haber destruido y acabado la tela en la parte que tales refregones sufrió. Tenían en el templo una vara larga con un garabato en la punta, donde engarzaban los objetos, los aplicaban al lienzo de manera que no quedara duda de que han sido tocados en la Imagen. Si vemos la columna de mármol, de la Virgen del Pilar de Zaragoza en España, los peregrinos la besan por el respaldo, y con solo aplicarle los labios, en tan largo tiempo, se ha hecho al mármol una concavidad, lo mismo que el pie de bronce de San Pedro del Vaticano, se ha desgastado notablemente con el ósculo de los turistas. Es indiscutible que “en esta Imagen hay encerrado algún don especial de Dios, reservado para remedio de graves males” como lo expresó la Sagrada Congregación de Ritos en su Decreto de 18 de julio de 1829.

Itinerario de la sagrada Imagen (1562- 2009)

En 1562, la Imagen fue colocada en la capilla de paja y bahareque de Suta, donde permaneció 16 años; de allí fue retirada en 1578 y quedó abandonada, rodando de una parte a otra como objeto de uso doméstico durante 8 años, hasta que María Ramos la recuperó en 1585.

El 26 de diciembre de 1586, se renovó y permaneció en la choza donde vivía María Ramos hasta 1588.

El 3 de diciembre de 1587, fue llevada a Tunja; regresó el 20 de enero de 1588.

En 1588 fue colocada en la capilla de paja que le levantaron los indios.

En 1608 es colocada en el altar del templo donde permaneció 220 años.

El 8 de agosto de 1633, es llevada a Tunja. El 12 de septiembre salió hacia Santafé, donde permaneció en la Catedral dos años y tres meses, hasta noviembre  de 1635 que vuelve a su Santuario.

En 1781 fue colocada en el altar de plata martillada.

En 1806, se traslada a la sacristía por hallarse el templo en ruinas; luego es colocada en una capilla provisional construida junto al muro norte de la obra del nuevo templo, hoy capilla de difuntos, donde permaneció hasta 1813 que se colocó en el altar de mármol.

El 21 de abril de 1816, es sacada por Serviez; y llevada hasta Cáqueza; es devuelta el 3 de julio.

El 9 de mayo de 1841, es llevada a Bogotá, regresa el 14 de agosto.

El 4 de septiembre de 1841, es llevada a Tunja, regresa al tercer día.

En 1865, es colocada en un altar de bronce, donde permaneció 42 años.

El 13 de agosto de 1896, con motivo del incendio de la sacristía, fue sacada y llevada al templo de la Renovación donde permaneció día y medio.

En 1908, es colocada en el altar de mármol, donde reposa hoy día.

El 22 de junio de 1918, es sacada violentamente y llevada a la capilla del colegio de Jesús María, donde permaneció sin recibir culto, hasta el 24 de octubre que fue devuelta a la Basílica.

El 28 de junio de 1919, es llevada a Bogotá para ser coronada, regresa el 14 de agosto.

El 4 de diciembre de 1954, es llevada a Bogotá en autoferro; regresa el 9 de diciembre.

El 6 de diciembre de 1962, es llevada a Bogotá en autoferro, para implorar el éxito del Concilio; regresa el 9 de diciembre.

El 30 de julio de 1967, es sacada de la Basílica semidestruida por un temblor y llevada al patio del convento, donde permaneció hasta 1969, julio 9 que fue colocada nuevamente en su trono.

El 9 de abril de 1986, fue llevada al hospital, donde le hicieron varios exámenes radiológicos, la regresaron a las 4,30 a.m.

El 3 de julio de 1986, fue llevada al parque “Juan Pablo II” donde fue venerada por el Papa y millares de peregrinos.

El 26 de diciembre de 1998, fue bajada de su trono para la fiesta de “Los Siete años”.

El 9 de julio de 1999, fue llevada a Bogotá, para presidir la oración por la paz, donde es condecorada con la Orden del Congreso en el grado de Gran Cruz extraordinaria; regresa el 12 de julio.

El 25 de diciembre de 2005, fiesta de Los Siete Años, fue llevada al Parque Juan Pablo II, de allí al templo de la Renovación y el 26 regresó a su trono.

Más en esta categoría: Historia del Santuario »

Conéctate con nuestras redes sociales

Tweets recientes

Síguenos en Facebook

Noticias Católicas

Calendario de Fiestas del Santuario Mariano Nacional