Bogotanos y devotos acudieron a la cita con la Virgen del Rosario de Chiquinquirá

Valora este artículo
(0 votos)

Cargada en hombros por los frailes de la Comunidad Dominicana San Luis Beltrán de Colombia, el lienzo renovado de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá salió de la capilla del Sagrario para hacer su entrada triunfal a la Catedral Primada de Colombia.

En medio de las notas del himno nacional, interpretado por la banda del Batallón Guardia presidencial, la Reina y Patrona de Colombianos ingresó por la puerta principal del templo. Allí era esperada por miles de feligreses que desde las 6:00 de la mañana estaban haciendo fila para poder tener el primer lugar.

Una vez la imagen de Nuestra Señora del Rosario empezó a desfilar por el centro del templo, los aplausos, los ¡viva! y las lágrimas de los asistentes, no se hicieron esperar.

"Ella es la antesala de la bendición que recibiremos del Papa Francisco”, señaló el Señor Cardenal, Rubén Salazar Gómez.

En su homilía el arzobispo de Bogotá exhortó a los feligreses a salir y encontrarse con el otro, así como lo hizo María, que salió de su aposento para encontrarse con el Papa.

Luego de la eucaristía la catedral Primada continuó recibiendo a los devotos de la Virgen que, con paciencia y anhelo, hacían la fila que se extendía hasta la mitad de plaza de Bolívar. Mientras esperaban, algunas personas acompañadas de sus párrocos rezaban el Santo Rosario para hacer que el tiempo de la espera se hiciera corto.

Pero mientras unos hacían fila para ver la imagen Sagrada y tenerla cerca, otros por ejemplo, aprovecharon el tiempo para confesarse, pues los sacerdotes de las diferentes vicarías que conforman la arquidiócesis de Bogotá, se turnaban cada dos horas para atender a los miles de feligreses que se acercaban a los confesionarios del templo.

“Me siento muy contento de estar prestando este servicio. Es una buena manera de prepararse para recibir al Papa Francisco y que mejor que estando reconciliados con su conciencia, con Dios y con los hermanos”, afirmó el padre Pedro Nel Bedoya, párroco de la parroquia la Santa Cruz de Bogotá.

Finalizado la jornada, los seminaristas del Seminario Conciliar de Bogotá, fueron los encargados de cerrar este primer día del Cenáculo de Oración que se ha preparado para homenajear a la Reina de los Colombianos.

Con gran alegría, de haber visto a Nuestra Señora del Rosario, los feligreses retornaron a sus hogares satisfechos de haber cumplido la misión de encontrarse con la virgen de Chiquinquirá.

Visto 72 veces

Conéctate con nuestras redes sociales

Tweets recientes

Síguenos en Facebook

Noticias Aciprensa